El Ciberacoso. Cuando el acoso se siente los 365 días del año.

“No hay que apagar la luz del otro para que brille la nuestra”

( Gandhi)

Decía  Gandhi que no hay que apagar la luz del otro para que brille la nuestra. Si pudiera explicar con palabras lo importante que es inculcar a los jóvenes esta sencilla premisa. Que ellos pueden ( y deben) brillar por sí mismos sin necesidad de aplacar o eclipsar la luz de los otros. Que humillar al otro no les hace más fuertes, ni superiores ni mejores. Sino que los hace miserables y hace miserable la vida de los demás ( como reza la campaña de la Guardia Civil). Que no necesitan sentirse superiores para reafirmarse a costa de las emociones y sentimientos de otros…

En el taller de esta semana dirigido a jóvenes hablamos ( entre otras muchas cuestiones) de Ciberacosso (Ciberbullying) y mis compañeras y yo nos hemos propuesto hacerles interiorizar estos valores.

.-qué es el ciberacoso o ciberbullying?

Es un acoso psicológico entre menores valiéndose de las TICs. El acoso puede ser muy variado (insultos, vejaciones, humillaciones,comentarios hirientes, divulgación de rumores falsos….).

Para que estemos antes un caso de ciberacoso (y no frente a otras figuras) deben darse ciertas notas características:

-acoso psicológico ( no físico) repetido y continuado.

.-utilización de las nuevas tecnologías como medio para el acoso.

.-entre iguales ( menores)

.-sin connotaciones sexuales 

la foto (6)

En un momento de la charla, Miriam Guardiola 

 

.-Roles principales

a) la víctima

El perfil de este menor suele ser el de una persona tímida, introvertida, con baja popularidad entre compañeros, con miedos e inseguridades que se acentúan e incrementan con el acoso. Por lo general es un menor con una débil personalidad y problemas familiares o sociales que propicia que el resto de compañeros lo aislen del grupo al ser “diferente”. Es frecuente que tenga alguna tara física o psíquica o no responda a modas o estereotipos de belleza , razón por la cual es objeto de burlas..

b) el agresor

Por lo general goza de un alto índice de popularidad ( en la mayoría de ocasiones no por respeto sino por miedo), es problemático, agresivo y violento. Cuenta con varios compañeros que lo secundan y le acompañan en sus agresiones. Carece de sentimiento de culpabilidad, es insensible al dolor ajeno y cuenta con un temperamento frío, calculador y manipulador. No suele reconocer la autoridad y con frecuencia transgrede las normas. Suele tener un bajo rendimiento académico.

c) el espectador

El menor que guarda silencio, el que conoce el problema y mira hacia otro lado. Por lo general no comparte la agresión, pero por temor, miedo de exclusión social o sentimiento de culpa, no denuncia el problema. Es necesario concienciarles de que el que colabora con la perpetuación de este tipo de situaciones es cómplice y coopera con su pasividad a la agravación del problema.

Dentro de la figura del espectador podemos distinguir varios perfiles:  como el del “reforzador”, que no acosa directamente, pro aprueba e incluso incita a la agresión; o  el del “pasivo”, que se muestra neutral y prefiere no implicarse.

d) el defensor

El defensor es un héroe que no se calla ante la injusticia. Tiene un alto grado de madurez, y unos valores y principios tan interiorizados que se revela ante lo que ” no está bien”. Es una persona valiente y con seguridad que alza su voz ante las injusticias y ayuda a la víctima ante una agresión.

la foto (3)

.- ejemplos de ciberbullying.

Pueden ser muy variados, pero podemos citar los supuestos más frecuentes:

-enviar mensajes amenazantes por whatsapp, email, sms

-hacer circular por internet falsos rumores

-colgar en internet imágenes comprometidas y subir vídeos vejatorios, ridiculizantes o caricaturescos

-insultar por redes sociales

-hacer públicos datos personales que puedan avergonzar o perudicar a la víctima.

Frecuentemente, aparecen nuevas formas o modas de ciberacoso como el“happy slapping” al que nos referiremos en otra ocasión.( y que es una figura más compleja y que puede derivar en otro tipo de actuaciones delictivas en las que además de daño moral, hay un daño en la integridad física y en la imagen del menor).

la foto (4)

Las letradas Raquel Gómez y Miriam Guardiola.

.- mayor viralización,  mayor difusión, mayor daño.

Ponemos especial atención en intentar  explicarles la causa de que el daño psicológico a través de las TICs y redes sociales sea tan brutal. La viralización y omnipresencia de las TICs hace que el menor se sienta acosado las 24 horas al día, 7 días a la semana, los 365 días al año. Es un acoso continuado, constante, que NO cesa. El daño es irreversible, porque es masificado e intempestivo. El menor que es acosado de manera continua, no tiene descanso ni puede hacer una vida normal porque continuamente y a todas horas siente un acoso constante. Su dolor no lo vive de manera ajena o anónima, sino que el daño se multiplica hasta cotas insospechadas al ser público para infinidad de personas, dejando una huella imborrable en su reputación.

Por eso tratamos de “meterles” en la cabeza una fórmula muy sencilla (que a nosotras nos parece muy gráfica y fácil de recordar) : 24×7 igual a 365 ( 24 horas al día, 7 días a la semana, los 365 días al año). Es el acoso que sufre la vícitima del ciberacoso. Un acoso agobiante y axfisiante hasta la extenuación, donde no hay momento ni lugar para el descanso psicológico. Ni siquiera en casa la víctima puede estar el lugar seguro de los ataques.Las nuevas tecnologías los persiguen todo el tiempo y en cualquier lugar.

Antes de la llegada de las TICs hablábamos de acoso, pero éste estaba localizado en lugares concretos ( generalmente en el Centro escolar) y focalizado en tiempos determinados ( horario escolar). Con la llegada de las nuevas tecnologías esto ha cambiado por completo.

la foto (1)

Durante un momento de la intervención, Miriam Guardiola.

.-efectos del ciberacoso en el menor

Los efectos del ciberacoso en el menor pueden ser devastadores y suponen un desajuste emocional de tal relevancia que las consecuencias si no se detectan a tiempo pueden ser irreversibles.

El menor puede sufrir estrés, ansiedad, ira, impotencia, fatiga, bajada en el rendimiento escolar, pérdida de autoestima y confianza, problemas para relacionarse con los demás, desajustes en el desarrollo de su personalidad, temor a salir a la calle o al colegio, insomnio,  depresión, alteraciones en su personalidad, cambios en sus hábitos,desarreglos en la alimentación...

Pero sin duda alguna, el efecto más terrible y preocupante es el SUICIDIO. Lamentablemente debemos abrir los ojos a esta realidad, porque cada vez son más frecuentes los casos de intentos de suicidio ante este acoso indiscriminado y salvaje.

-Casos reales. Cuando la realidad supera ( y para peor) la ficción.

No conocemos otra forma más real e impactante para concienciar a los menores, que mostrarles la cruda realidad. El choque emocional es fuerte, pero les ayuda a empatizar y a interiorizar el problema.

La realidad es que hay casos de ciberacososo llevado a situaciones extremas y crueles con desenlaces dramáticos.

El caso de  Jokin Cebeiro ( Guipuzcoa) o el de Carla Díaz ( Gijón) les ayuda a sensibilizarse con el problema. Son menores, como ellos (con sus mismos sueños, inquietudes, emociones, sentimientos….) que decidieron atentar contra su vida porque no soportaban la presión constante del ciberacoso.

Su vida no debe ser en vano, y debe servir como enseñanza para evitar, erradicar o mitigar el ciberacoso.

Así que más allá de la responsabilidad penal del menor, de la responsabilidad civil de los padres, de la reprochabilidad de la conducta…. lo que tratamos de inculcar son valores, principios…. que sean conscientes del problema y lo asuman con madurez y conciencia.

No olvidemos nunca la cita de Gandhi y tratemos de no opacar la luz del otro. Brillen con luz propia. Que nuestras accciones digan de nosotros más que lo que nosotros mismos decimos. Que nuestras actuaciones hablen por sí solas. Es hora de inculcar y educar a los menores en el respeto y la tolerancia e interiorizar lo que es correcto y bueno y lo que no. Hay que enseñar desde ya que nuestra libertad y nuestros derechos terminan allí donde empiezan los del otro. Así que hagan suyas las palabras de Ulpiano, ” honeste vivere, neminen laedere”.

la foto (2)

Durante parte de la explicación, Raquel Gómez y Miriam Guardiola.

Equipo: Laura López Pagán ( Abogada y mediadora,experta en Ciberacoso y a la que debemos su fantástica fórmula matemática y su implicación con casos reales y actualización constante en la materia), Ana María Castejón ( Abogada), Raquel Gómez ( Abogada) y una servidora (MIriam Guardiola). Buen fin de semana.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s