Intervención en Código 112

 

Intervención de Miriam Guardiola en Código 112.

 

 

Advertisements

La valoración de la prueba digital

Un artículo de Miriam Guardiola para Derecho&Perspectiva

Twitter @miriamguard

Cada vez es más frecuente la aportación por las partes de pruebas de cargo o descargo en procesos penales, normalmente a través de documentos en soporte físico en el que se transcriben conversaciones realizadas a través de dispositivos electrónicos o telemáticos y que se generan a través de la impresión o transcripción del texto mediante capturas de pantalla, ( “ pantallazos”). Así lo ha señalado el Dictamen de la Fiscalía del Estado ( 1 /2016).

Ya hemos hablado aquí de cómo recabar y aportar la prueba digital en un proceso judicial, por lo que en este artículo hablaremos de los criterios para la valoración de la prueba documental relativa a comunicaciones electrónicas presentadas en procesos judiciales en el ámbito penal.

Algunos de los principales problemas de este tipo de prueba son:

  • La dificultad para asegurar  y garantizar la autenticidad e integridad de las pruebas.
  • La facilidad para manipular, simular o modificar dicha prueba.
  • La dificultad para determinar la existencia, origen y contenido de la misma
  • La dificultad para asegurar que se ha respetado la cadena de custodia desde que se extrae y recaba hasta su aportación en juicio.
  • El desconocimiento de la materia y de las herramientas y posibilidades técnicas.
  • La complejidad del uso de las NNTT y medios o dispositivos electrónicos o telemáticos al necesitar par su manejo y comprensión unos conocimientos técnicos especializados.

La aportación en juicio de prueba digital

En otros artículos aquí publicados hemos hablado de cómo aportar en juicio prueba digital, por lo que no nos extenderemos en este punto (impresión o transcripción de mensajes y conversaciones, pantallazos de comunicaciones con su correspondiente original, actas notariales que constaten y den fe pública de determinados hechos, reconocimiento judicial , aseguramiento de la prueba, práctica anticipada de prueba, peritajes informáticos y nuevas herramientas para emitir certificados digitales).

La jurisprudencia en el ámbito de la prueba digital

Cada vez es más frecuente encontrar jurisprudencia que se pronuncie sobre estos aspectos y fundamentos jurídicos que sientan doctrina en esta materia y que poco a poco arrojan luz a un campo muy desconocido (especialmente la STS de 19 de Mayo de 2015 y STS de 27 de Diciembre de ese mismo año, sin perjuicio de que nos reservemos mucha jurisprudencia al respecto para futuros artículos).

Estamos hablando siempre de las pruebas aportadas por las partes, no de las evidencias obtenidas como consecuencia de una intervención policial o judicial, ya que en caso de intervenciones judiciales o policiales, existen pautas claras que garantizan la autenticidad, e integridad de las mismas.

La facilidad para manipular este tipo de pruebas hace que los Tribunales, tengan “ especial cautela” para su valoración, como ya ha señalado el TS en sendas sentencias de 19 de Mayo de 2015, y de 27 de Diciembre de 2015: “ la prueba de una comunicación bidireccional mediante cualquiera de los múltiples sistemas de mensajería instantánea debe ser abordada con todas las cautelas. La posibilidad de una manipulación de los archivos digitales mediantes los que se materializa ese intercambio de ideas, forma parte de la realidad de las cosas. El anonimato que autorizan tales sistemas y la libre creación de cuentas con una identidad fingida, hacen perfectamente posible aparentar una comunicación en la que un único usuario se relaciona consigo mismo. De ahí que la impugnación de la autenticidad de cualquier de estas conversaciones, cuando son aportadas a la causa mediante archivos de impresión , desplaza la carga de la prueba hacia quien pretende aprovechar su idoneidad probatoria. Será indispensable en tal caso, la práctica de una prueba pericial que identifique el verdadero origen de esa comunicación, la identidad de los interlocutores, y en fin, la integridad de su contenido.

Es decir, que la valoración de la prueba digital ( sobre todo pantallazos y transcripción de conversaciones y comunicaciones, que suele ser lo más frecuente), deberá:

  1. Realizarse con todas las cautelas.
  2. Puede haber sido fácilmente manipulada.
  3. Es posible impugnar su autenticidad e integridad.
  4. Desplaza la carga de la prueba hacia quien pretende aprovechar su idoneidad.
  5. En caso de impugnación será necesario prueba pericial.
  6. La prueba digital podrá mantenerse si lo sustentan otros medios de prueba o su autenticidad y veracidad se deduce de otros indicios, medios o circunstancias.

La impugnación de la prueba digital.

Tanto si se impugna la captura o capturas de pantallas como el propio archivo electrónico, será necesario la realización de una prueba pericial.

Pero dicha prueba pericial sólo será inexcusable, como señala el propio Dictamen 1 / 2016 de Fiscalía , cuando  “no exista posibilidad de acreditar aquellos extremos por otros medios, tales como la declaración de otros destinatarios de la comunicación , la aportación por el administrador de una red social, previa autorización judicial, del contenido cuestionado u otros.” ( ….) “ y todo ello sin olvidar la posibilidad de que haya sido utilizada alguna forma de mensajería electrónica certificada, circunstancia que solventará muchas de las dificultades planteadas”.

En caso de impugnación de la evidencia digital aportada, tendría lugar la mencionada carga de la prueba a quien la propuso, que deberá demostrar su veracidad y autenticidad . Pero ello no opera automáticamente ipso iure, sino que deberá valorarse cada asunto en concreto, y “atendiendo a la razonabilidad y seriedad de la impugnación”. Pensemos por ejemplo que la impugnación no tenga transcendencia porque dichos hechos han quedado acreditados y reforzados con otros medios probatorios como por ejemplo declaraciones de los intervinientes, testigos, o cuando la propia existencia del contenido pueda corroborarse por otros medios de prueba o circunstancias concurrentes.

La posible manipulación de la prueba.

El principal problema de utilizar  en juicio este tipo de prueba, es, como ya nos hemos referido anteriormente, la fácil manipulación de la misma ( tanto en cuanto a su existencia, como al origen, destino o contenido de la misma). “Por su especial particularidad, las herramientas TIC hacen posible la simulación total o parcial de dichos contenidos, y no es difícil hacerse con el control de la cuenta de otro usuario, suplantar la identidad de terceras personas,  y usurpar datos o imágenes de contenido muy diverso”. La eliminación de datos, así como su modificación, distorsión o manipulación puede ser relativamente fácil  y frecuente, lo que hace que los tribunales deban valorar esta prueba “ con cautelas”.

La regulación legal del valor de la prueba digital.

No existe una regulación ad hoc y expresa en materia de prueba digital, por lo que debemos examinar la regulación ya existente y vigente. Frente a la ausencia de regulación acerca de esta materia en la LECrim (tanto sobre prueba documental como prueba en soporto electrónico), la Ley de Enjuiciamiento Civil, se ocupa de ello en el Capítulo VI del Título I de su Libro II, bajo el epígrafe “ de los medios de prueba y de las presunciones”.

El artículo 299 de la LEC, entre los relacionados y tradicionales medios de prueba ( recordemos: documentos públicos, documentos privados, reconocimiento judicial, pericial, testifical…..) en su apartado número 2, como “otros medios de prueba”, se refiere a “ medios de reproducción de la palabra, el sonido y la imagen, así como a los instrumentos que permitan archivar y conocer o reproducir palabras, datos, cifras y operaciones matemáticas llevadas a cabo con fines contables o de otras clases, relevantes para el proceso “. La enumeración de estos medios de prueba no es numerus clausus sino numerus apertus y por tanto deja abierta otros  posibles medios de prueba, pero como algún autor ha señalado, este último grupo podría considerarse un tertius genus, que parece no encuadrarse en prueba testifical, documental o pericial.

Ahora bien, si las conversaciones se aportan mediante impresión o captura de pantalla, parece tener la consideración de documentos privados y por tanto se regirá por lo previsto en los artículos 324 y ss de la LEC.

La forma de aportación de prueba digital.

En cuanto a la forma de aportación de este tipo de documentos, el artículo 325 se remite al 268, estableciendo que en cuanto a la forma de presentación de los mismos, habrá que hacerse con originales, con copia autenticada, o a través de imágenes digitalizadas , y que “ si la parte solo posee copia simple ( …) podrá presentar ésta , ya sea en soporte papel o mediante imagen digitalizada”. Dicha evidencia  surtirá los mismos efectos que el original, siempre que la conformidad de aquella con este no sea cuestionada por cualquiera de las demás partes. Si existiere expediente, registro público, archivo o protocolo en que se encuentra el original del documento en cuestión, se designará éstos.

La fuerza probatoria de los documentos que transcriban contenido volcado en la red.

En cuanto a la fuerza probatoria de los documentos privados, es la genérica del artículo 326 de la LEC, de manera que si éstos documentos fueren impugnados, el que lo haya presentado puede pedir cotejo pericial de letras o proponer cualquier otro medio de prueba que resulte útil y pertinente a este efecto y sin no se hubiera propuesto prueba alguna, se valorarán conforme a las reglas de la sana crítica.

En cuanto a los archivos electrónicos, el artículo 382 de la LEC, establece que las partes podrán “proponer como medio de prueba la reproducción ante el Tribunal de palabras, imágenes y sonidos captados mediante instrumentos de filmación, grabación u otros semejantes, y quien efectúe esta propuesta también podrá aportar los dictámenes o medios de prueba instrumentales que considere convenientes”. “Las otras partes podrán aportar dictámenes o medios de prueba cuando cuestionen la autenticidad y exactitud de lo reproducido.

El Tribunal podrá examinar por sí mismo los instrumentos que permitan archivar, conocer o reproducir palabras, datos, cifras y operaciones matemáticas… que por ser relevantes para el proceso hayan sido admitidas como prueba, permitiendo igual conocimiento a las partes, de tal forma que éstas últimas puedan alegar y proponer lo que estimen conveniente al respecto, como señala el artículo 384. 1 LEC . También en estos casos, las partes podrán aportar dictámenes o medios de prueba a fin de acreditar o impugnar la autenticidad o exactitud del material aportado. En ambos casos, la valoración de las pruebas se someterá a las reglas de la sana critica ( Artículo 382.3 y 384.3 de la LEC).

Además si se trata de un documento electrónico, el artículo 326 de la LEC establece que “cuando la parte a quien interese la eficacia de un documento electrónico lo pida o se impugne su autenticidad, se procederá con arreglo a lo dispuesto en el artículo 3 de la Ley de Firma Electrónica . “El soporte en el que se hallen los datos firmados electrónicamente será admisible como prueba documental, en un juicio.  La firma electrónica reconocida tendrá respecto de los datos consignados en forma electrónica el mismo valor que la firma manuscrita respecto a los datos consignados en él”.

La impugnación de una evidencia de estas características exigirá ( en atención a las circunstancias de cada supuesto y a salvo de aquellos casos en  que su validez e integridad sea asumida por los interviniente en el contacto o resulte acreditada por otros medios de la práctica de la actividad probatoria necesaria para corroborar la existencia de dicha comunicación, su origen y destino, la identidad de los interlocutores y el propio contenido de la misma). 

La forma de acreditar y analizar los distintas sistemas de transmisión según el medio

1.- Si se ha produido a través de Whatsaap o herramienta similar (Telegram, Line, Spotbross, Wechat).

“En este caso el material o mensajes remitidos, se conservarán únicamente en los dispositivos implicados en la transmisión, en carpetas locales, o en archivos configurados en la nube por el propio usuario ( a través de herramientas como Google Drive) y accesibles únicamente desde dichos terminales siempre y cuando el titular no haya decidido eliminarlos. Los administradores de las aplicaciones únicamente conservarán una información limitada acerca de datos de tráfico o los relativos a identificación de usuarios, número de abonado telefónico o identificación de direcciones IP”.Encriptar-archivos-que-es-y-como-funciona-3-1080x675

Señala el Dictamen 1 / 2016 de Fiscalía, que cuando existan sospechas de alteración o simulación de un mensaje determinado será preciso acudir a las copias de seguridad en orden a corroborar el origen, destino, contenido e incluso la propia existencia de la comunicación cuestionada. Estas copias se realizan de forma automática y en momentos determinados preestablecidos, generalmente una vez al día, y se van almacenando en el propio dispositivo, o en su caso en archivos en la nube por lo que pueden ser recuperadas con los procedimientos técnico-forenses oportunos , siendo factible , de esta forma, conocer los contenidos y datos de tráfico del mensaje original y cotejar la información así obtenida.

La copia archivada reflejará los mensajes tal y como se encontraban en el momento en que se generó dicha copia, por lo que si la alteración o supresión de una determinada comunicación enviada o recibida se efectúa antes de iniciarse el proceso de copiado, la información y / o contenido previo a la alteración o modificación no quedará registrada y devendrá irrecuperable desde ese dispositivo.

2.- En caso de mensaje transmitido por SMS o MMS.

En estos supuestos ,la intervención en el proceso de comunicación de los operadores de telefonía permitirá acreditar la existencia misma de la comunicación y los datos de tráfico asociados a la misma a partir de la información almacenada por dichos operadores en aplicación a lo establecido en la Ley 25/ 2007 de 18 de Octubre de conservación de datos de las comunicaciones electrónicas, accesibles previa autorización judicial y con los requisitos legales ( artículo 588 ter LECrim y 6 y 7 de la Ley 25/ 2007).

3.- En caso de correo electrónico aportado como prueba.

La intermediación de prestadores de servicio, contribuye sin duda a facilitar la constatación de la comunicación y de su contenido.  Numerosos servidores, conservan copia de los mensajes y de la cabecera técnica. La posibilidad de reclamar esta información de tales intermediarios se encuentra regulada específicamente en el artículo 588 ter j de la LECrim, contemplándose igualmente el deber de colaboración de los prestadores de servicios en el artículo 588 bis c-h ) y el artículo  588 ter e). En el supuesto de que se trate se servidores de correo radicado fuera de nuestras fronteras ( algo nada infrecuente) dicha petición deberá seguir los trámites de las solicitudes de auxilio judicial internacional.

4.- Redes sociales

Cuando se trata de una comunicación o de la difusión de una información  o de un contenido a través de plataforma de redes sociales, la retirada del contenido por parte del usuario emisor o incluso de la supresión de la misma de su perfil, no supone generalmente la imposibilidad de recuperación de los mismos.

En términos generales las plataformas ofrecen tres niveles de privacidad o publicidad  a)  amigos, b) amigos de amigos, c) público d) “sólo yo” e) todos menos (x).

Dependiendo de si un contenido se ha difundido públicamente o si se ha mantenido en alguno de los espacios de privacidad, las posibilidades de contrastar su autenticidad e integridad, variarían extraordinariamente.

Sin perjuicio de ciertas cuestiones relativas a protección de datos, los prestadores de servicios de redes sociales, conservan ( previa justificación) una buena parte de la información publicada en las respectivas plataformas . Así, aunque un perfil  hubiera sido eliminado conservan la información relacionada durante un periodo aproximado de X días. Ello permite, obtener, previa autorización judicial, dicha información conservada cuando fuera necesario para contrastar pruebas o evidencias aportadas por las partes en el curso de un proceso penal.

También es posible solicitar a dichos prestadores de servicios la preservación de la información que posteriormente  vaya a ser solicitada  mediante autorización judicial para evitar que sea destruida y garantizar que quede disponible a efectos de la investigación criminal.

Conservación de  la prueba 

El artículo 588 ocites de la LECrim, habilita al Ministerio Fiscal y a la Policía Judicial en el ejercicio de sus funciones a emitir directamente como medida de aseguramiento, dicho orden de conservación

La dificultad estriba en que muchos de los proveedores de estos servicios de la sociedad de la información tienen su sede fuera de nuestro país, generalmente en EEUU, por lo que necesario una cooperación jurídica internacional, y solicitudes de auxilio judicial internacional.

Conclusiones.

Cada vez es más frecuente aportar en juicio prueba digital y transcripción de prueba obtenida en Internet o a través de dispositivos electrónicos o telemáticos.

Ya hemos hablado aquí en otras publicaciones de cómo recabar y aportar la prueba digital ( desde aseguramiento de la prueba, aportación de dispositivos electrónicos y telemáticos, reconocimientos judiciales, actas notariales que den fe pública, nuevos servidores de certificaciones digitales y peritaje informático).

En el presente artículo nos hemos centrado en la valoración de la prueba, y dado que cada vez hay más jurisprudencia sobre la materia ( pensemos por ejemplo las conocidas sentencias de Mayo y Diciembre de 2015 del TS en materia de capturas de pantalla y conversaciones vía Whatsapp), y hemos podido observar que :

  • Que no existe una regulación específica y ad hoc en esta materia.
  • Que habrá que estar al medio y aportación en cuestión para aplicar unos u otros artículos de la LEC en materia de prueba  y por consiguiente para aplicar unas u otras normas de valoración de la prueba.
  • Que los Tribunales admiten estas pruebas con cautela debido a la fácil manipulación de las mismas
  • Que en caso de impugnación, deberá ser la parte que quiera aprovecharse de la misma la que deba probar su autenticidad e integridad ( inversión de la carga de la prueba)
  • Que en caso de impugnación deberá acudirse a otras vías como por ejemplo el peritaje informático.
  • Que no siempre la impugnación será admitida, cuando por otros medios, pruebas , indicios o circunstancias , quede acreditado la autenticidad e integridad de la prueba aportada.
  • Que mucha de la prueba aportada no tiene la consideración propiamente dicha de documentos sino de pruebas documentadas a posteriori para su incorporación a la causa ( pensemos por ejemplo las conversaciones que se transcriben o se aportan mediante pantallazos obtenidos a partir de un teléfono móvil ).
  • Que el juez tendrá muy en cuenta a efectos de admitir la impugnación de la prueba los signos o modos de expresión que resten veracidad  al medio de prueba digital así aportado y que no será suficiente por sí sola para destruir la presunción de inocencia, en ausencia de dictamen pericial y salvo reconocimiento del imputado , o bien ortos signos indubitados que lo hagan creíble, como el cotejo pericial, la correspondencia de la imagen o la voz, postura procesal de las partes, resto de pruebas practicadas…, y aún así el juez deberá proceder con total cautela.

Queda mucho camino por descubrir todavía en materia de prueba digital, pero cada vez somos más conscientes de su importancia para dirimir el juicio y la decisión de los Tribunales a nuestro favor. Cuestión capital, que hace inexcusable una formación específica para los abogados en esta materia.

Miriam Guardiola Salmerón

Abogada

Colaboradora en Derecho & Perspectiva


Fuentes:

.- STS de 19 de Mayo de 2015

.-STS DE 27 de Diciembre de 2015

.-Dictamen de Fiscalía 1/2016

.-AP Madrid Secc 27, 3.11.2016

.-AP Asturias, Oviedo , Secc 3. 27.10.2016

.-AP Madrid Secc 27, 19.09.2016

.-AP Cádiz, Secc 5, 13.06.2016

.-AP Barcelona, Secc 20, 03.06.2016

.-AP Albacete, Secc 2, 06.05.2016

.-AP Granada, Secc 2, 25.01.2016

.-AP Murcia , Secc 3, 06.11.2015.

Comunidades peligrosas en línea ¿ Son legales?

Un artículo de Miriam Guardiola para LawandTrends

Twitter @miriamguard

 

Que el ser humano es un ser social y sociable por naturaleza ya lo sabíamos. La red y las RRSS han potenciado hasta límites insospechados esta máxima. Sin embargo y paradójicamente, el ser humano, que de facto está más conectado que nunca en la historia de la humanidad, debería sentirse completo y satisfecho  y sin embargo se encuentra más solo y más incomunicado que nunca. Aún así, el ser humano busca la pertenencia a un grupo y la sensación de ser aceptado en una comunidad.

No entraremos en psicologías varias a fin de encontrar la razón al problema (búsqueda de satisfacción inmediata,  búsqueda de  continuas sensaciones nuevas y estímulos inmediatos y directos,  necesidad de ver y ser visto, escuchar y ser escuchado…). Las RRSS en muchos casos cumplen con necesidades inherentes al ser humano y que llevadas al último extremo pueden desencadenar en conductas como el voyerismo y el exhibicionismo. Ver y hacerse ver. Pero este tipo de adicciones o  “tecnoadicciones” y dependencias  pueden degenerar en una serie de disfunciones emocionales, físicas y psicológicas de importante calado: aislamiento de la familia y amigos, déficit de atención, bajada del rendimiento académico o profesional, estrés, ansiedad, insomnio, desórdenes alimenticios, dependencia emocional, pérdida de la sensación de realidad…

El problema es especialmente preocupante con los menores y las nuevas generaciones: los llamados “nativos digitales”, sobre todo adolescentes que sufren nomofobia (adicción a las nuevas tecnologías o necesidad de estar permanentemente conectados) y phubbing (adicción a Internet).

Hace tan sólo unas semanas surgía un  nuevo reto o desafío lanzado en la Red: “One finger selfie challenge”. El reto consistía en fotografiarse desnudo frente al espejo y colocar un único dedo para tapar las partes pudendas (pecho y pubis o genitales) para subirlo a RRSS (sobre todo Twitter e Instagram) y a determinados foros y comunidades (normalmente bajo un hashtag o palabra clave encubierta). En numerosas ocasiones de manera clandestina a través de comunidades y foros comunes.

Lo que me hace plantearme si la especia humana no ha iniciado el comienzo de una especie de “des-evolución” y si la estupidez humana no tiene límites o se ha puesto de manifiesto con la difusión y visibilidad que dan las redes. Y ello me recuerda a una cita de Einstein. Aquella que decía que sólo había dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana, aunque de lo primero Einstein no estaba completamente seguro.

Sea como fuere, lo cierto es que el nuevo reto consiste en subir una fotografía a Internet con un desnudo casi explícito en el que únicamente se tenga como escudo protector que actúe como elemento encubridor de las partes pudendas un dedo o dos. Huelga enumerar los peligros que la emisión y difusión de este tipo de imágenes puede acarrear: pérdida y descontrol de la imagen, sexting, sextorsión o revenge porn, morphing y pseudopornografía …De ello hemos hablado en esta publicación en numerosas ocasiones. Aunque este “juego” o nueva moda podría considerarse preocupante pero inofensivo, existen otro tipo de comunidades que son altamente peligrosas, sobre todo para un colectivo tan vulnerable y fácilmente influenciable como los menores. Por ello abordaremos las comunidades peligrosas en línea, sus clases y sus connotaciones legales.

1.- Las comunidades peligrosas en línea

Las comunidades en línea, las RRSS, pueden ser un poderoso instrumento de comunicación, socialización y networking. Las TIC bien utilizadas son altamente positivas y útiles. Las comunidades virtuales son entes o plataformas formadas por grupos de personas interconectadas a través de la red, que a pesar de la distancia y del espacio “suprafísico” o “supraterritorial” permanecen activas y comunicadas a través de la red (normalmente con intereses comunes y con una identidad dentro de ese espacio online).  Las comunidades en línea no son un problema ni un riesgo, pero existen cada vez más comunidades que son un peligro para sus miembros por el contenido ilícito, ilegal o presumiblemente delictivo o de fomento de prácticas, conductas o comportamientos ilegales. A este tipo de comunidades les llamamos “comunidades peligrosas en línea” y son especialmente delicadas de tratar cuando hay menores afectados de por medio.

2.- Clases de comunidades peligrosas en línea

Estas comunidades pueden ser muy variadas: de fomento de anorexia y bulimia, pornográficas, de incitación a la violencia, al odio y al racismo… En este apartado enumeraremos las más relevantes

a) las comunidades pro-anorexia y pro-bulimia (conocidas como pro-ana y pro-mia), también conocidas como páginas pro-TCA (trastornos de conducta alimentaria). Los miembros pro-ana son generalmente chicas jóvenes (aunque cada vez más también chicos) que tienen como función incentivar y fomentar la extrema delgadez, y tiene como culto el cuerpo y su objetivo primordial es la pérdida de peso. En estas comunidades online, sus miembros comparten ideas, consejos a través de páginas web, foros o blogs…apoyando y promoviendo  la extrema delgadez, la pérdida de peso  sin control y otros hábitos de vida no saludable. Estas páginas conocidas como ANA y MIA promulgan un estilo de vida no saludable que ataca y puede afectar a la salud física y psicológica de los menores, al desarrollo    psicológico y al libre desarrollo de su personalidad e incluso atentar contra su vida. Los “ tips” o consejos a seguir por la comunidad o foro son el motor de este tipo de comunidades.

b) comunidades que fomentan hábitos de vida no saludables o incitan al consumo de alcohol, drogas y otras sustancias ilegales

c) comunidades que incitan a la violencia y al odio ( hate-speech) Este tipo de comunidades merecen una mención específica, ya que pueden ser muy variados: grupos racistas, homofóbicos, sexistas, discriminatorios por motivos religiosos, políticos, étnicos, sociales…

d) grupos que hacen apología al terrorismo

e) comunidades que incitan o fomentan la autolesión ( el conocido como “ self-harm”). En este tipo de comunidades, sus miembros promueven y fomentan prácticas de autolesión (en muchas ocasiones      inventando retos y compartiendo fotografías o vídeos relacionados con las autolesiones). Este tipo de comunidades están muy relacionadas con grupos sectarios y satánicos y están estrechamente vinculadas a las comunidades que incitan al suicidio. En muchos casos, sus miembros (muy habitualmente menores) son personas con graves problemas de desestructuración familiar, económica y social que buscan la aceptación, la protección emocional o el sentimiento de pertenencia a un grupo.

f) comunidades que incitan al suicidio o fomentan el mismo.

g) comunidades que fomentan e incitan a la pedofilia a la pornografía infantil.

h) comunidades que fomentan la violencia audiovisual. Son muy habituales, sobre todo entre menores, este tipo de comunidades que comparten, difunden y promueven un contenido altamente violento (palizas y linchamientos entre bandas, violencia gratuita y extrema, enfrentamientos, violaciones, ataques a derechos humanos….).

i) sectarismo y otros movimientos.  No son inhabituales las comunidades o grupos unidos por un sentimiento religioso,  cultural o ideológico,  en muchas ocasiones potenciados por bandas o tribus urbanas, que valiéndose de las RRSS utilizan estas plataformas para ganar nuevos adeptos y dar publicidad y difusión a su actividad.

3.- Regulación jurídica

Debemos hacer varias consideraciones previas.  Las comunidades y demás agrupaciones o grupos en línea son como regla general completamente legales. Cuestión distinta es que este tipo de comunidades puedan fomentar conductas, comportamientos o actos delictivos, ilícitos e ilegales que supongan un daño o perjuicio para la víctima. En estos supuestos habrá que examinar el caso concreto y analizar los distintos tipos penales ya existentes.

La libertad y libertad de expresión, libertad de ideología y creencia, así como el derecho de asociación, son derechos reconocidos por nuestra Constitución. Pero en modo alguno pueden ser amparados cuando se vulneran derechos fundamentales y bienes jurídicamente protegidos.

Aunque  no existe ningún delito específico que regule esta materia en concreto o que prohíba la existencia de estas comunidades, páginas o agrupaciones, sí encontramos diversos tipos penales a los que podremos reconducir muchas de las conductas que puedan surgir como consecuencia de la existencia de esa comunidad, pensemos por ejemplo los delitos de odio en Internet. Son conductas constitutivas de delito, entre otras, las que promueven o incitan al odio o propugnan la violencia contra determinados grupos o personas por razón de su ideología, sexo, raza, género… (artículo 510 del CP); los que tienen como objetivo reclutar a personas para grupos o movimientos violentos, o los que inciten al terrorismo (artículo 575 y ss del CP), o los que hacen apología de la pedofilia (artículo 183 bis y ter del CP). A continuación realizaremos un breve análisis de los delitos específicos más destacados relacionados con la materia.

El artículo 510 del Código penal (tras la reforma del 2015) recoge los delitos conocidos como “ delitos de odio”, estableciendo que “ serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses” a) Quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad .b) Quienes produzcan, elaboren, posean con la finalidad de distribuir, faciliten a terceras personas el acceso, distribuyan, difundan o vendan escritos o cualquier otra clase de material o soportes que por su contenido sean idóneos para fomentar, promover, o incitar directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo, o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad.

Además, el apartado 3 del citado artículo 510, establece que las penas se impondrán en su mitad superior cuando los hechos “se hubieran llevado a cabo a través de un medio de comunicación social, por medio de Internet, o mediante el uso de las tecnologías de la información, de modo que aquel se hiciera accesible a un elevado número de personas”.

Además el juez podrá acordar la destrucción, borrado o inutilización de los libros, archivos o documentación y cualquier clase de soporte objeto del delito a que se refieran los apartados anteriores o por medio de los cuales se hubiera cometido. Si el delito se hubiera cometido a través de tecnologías de la información y la comunicación, se acordará la retirada de los contenidos. Si a través de un portal de acceso a Internet o servicio de la sociedad de la información, se difundieran exclusiva o preponderantemente dichos contenidos, se ordenará su bloqueo para impedir su acceso o se ordenará la interrupción de la prestación del servicio del mismo. (artículo 510.6 del Código Penal).

Por su parte el artículo 575 del Código Penal tipifica como delito el “adoctrinamiento y el adiestramiento militar o en combate”. “Será castigado … quien, con la finalidad de capacitarse para llevar a cabo cualquiera de los delitos tipificados en este capítulo, reciba adoctrinamiento o adiestramiento militar o de combate … Se entenderá que comete este delito quien, con tal finalidad, acceda de manera habitual a uno o varios servicios de comunicación accesibles al público en línea o contenidos accesibles a través de Internet ... Asimismo se entenderá que comete este delito quien, con la misma finalidad, adquiera o tenga en su poder documentos que estén dirigidos o, por su contenido, resulten idóneos para incitar a la incorporación a una organización o grupo terrorista o a colaborar con cualquiera de ellos o en sus fines…

Especial mención al que se realiza a través de internet o de servicios de comunicación accesibles al público, que exige, para ser considerado delito, una nota de habitualidad y un elemento finalista que no es otro que estar dirigido a incorporarse a una organización terrorista, colaborar con ella o perseguir sus fines.

Por su parte el artículo 578 y 579 castiga el enaltecimiento o justificación públicos del terrorismo, los actos de descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas, así como la difusión de mensajes o consignas para incitar a otros a la comisión de delitos de terrorismo. En especial cuando los hechos se hubieran llevado a cabo mediante la difusión de servicios o contenidos accesibles al público a través de medios de comunicación, Internet, o por medio de servicios de comunicaciones electrónicas o mediante el uso de tecnologías de la información …” En la tipificación de estas conductas se tiene en especial consideración el supuesto en que se cometan mediante la difusión de servicios o contenidos accesibles al público a través de medios de comunicación, internet, o por medio de servicios de comunicaciones electrónicas o mediante el uso de tecnologías de la información, articulando, además, la posibilidad de que los jueces puedan acordar como medida cautelar la retirada de estos contenidos.

El artículo 183 ter del Código Penal , ( que regula  el delito conocido como “ child grooming”) castiga al que a través de Internet , teléfono, o cualquier otra tecnología de la información o comunicación contacta con un menor de dieciséis años, proponiéndole concertar un encuentro con fines sexuales. Si además media intimidación, engaño o coacción, la pena se impondrá en su mitad superior. En su apartado segundo además establece que “el que a través de Internet, del teléfono o de cualquier otra tecnología de la información y de la comunicación contactara con un menor de dieciséis años, y realizará actos dirigidos a embaucarle para que le facilite material pornográfico o le muestre imágenes pornográficas en las que se represente o aparezca un menor, será castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años”.

Como vemos, hay determinados delitos ya existentes en los que podríamos encuadrar determinadas conductas delictivas desarrolladas en ciertas comunidades peligrosas en línea. Sin embargo, hay otros supuestos en los que nos encontramos con una falta de regulación expresa o vacío legal, que dejaría impunes determinadas conductas que por su inducción o promoción deberían ser castigadas por los bienes jurídicos contra los que atentan ( la vida, la salud, la integridad física, la libertad…).

Todo ello sin perjuicio de que puedan concurrir en este tipo de comunidades peligrosas en línea una serie de  figuras, a menudo olvidadas como incitación, proposición, conspiración, inducción, apología, coautoría, cooperación necesaria y complicidad.

A tales efectos el artículo 17 del Código Penal establece que “1 .la conspiración existe cuando dos o más personas se conciertan para la ejecución de un delito y resuelven ejecutarlo. 2. La proposición existe cuando el que ha resuelto cometer un delito invita a otra u otras personas a participar en él” (estas dos figuras sólo se castigarán en los casos especialmente previstos en la Ley).

El artículo 18 del Código Penal establece que “la provocación existe cuando directamente se incita por medio de imprenta, radiodifusión o cualquier otro medio de eficacia semejante que facilite la publicidad, o ante una concurrencia de personas a la perpetración de un delito.
Es apología (…) la exposición  ante una concurrencia de personas o por cualquier medio de difusión, de ideas o doctrinas que ensalcen el crimen o enaltezcan a su autor”.
La inducción consiste en hacer surgir en otro u otros la idea de cometer un delito. En caso de que el delito no llegara a cometerse, la inducción podrá castigarse como un acto preparatorio, en aquellos casos en que el tipo lo prevea expresamente.
Por último no debemos olvidar, que la cooperación necesaria y la complicidad son dos formas de participación en el delitos, en el que se trata de realizar actos de ayuda , cooperación o favorecimiento del delitos, ( en el primero una ayuda tan esencial que sin ella no se hubiera realizado, y por tanto se castiga con la misma pena que el autor, y en el segundo caso con una pena inferior en grado a la prevista en el tipo, al no considerarse como una ayuda imprescindible para la comisión del delito) que no debemos descartar cuando se cometa un delito que tenga relación con estas comunidades peligrosas en línea.

4. conclusiones

El auge de las TIC ha hecho que cada vez sean más frecuentes los delitos cometidos a través de Internet y las RRSS o valiéndose como medio de las nuevas tecnologías y los dispositivos electrónicos y telemáticos. Lamentablemente el incremento de este tipo de delitos ha aumentado considerablemente en los últimos años a un ritmo vertiginosamente rápido y preocupante.

Las memorias anuales de Fiscalía dan buena cuenta de ello y hoy en día no es infrecuente encontrarnos con cuestiones tan delicadas como las recientes manifestaciones a propósito de la muerte de Bimba Bosé, el aumento de comunidades proAna y proMia, las comunidades que incitan al terrorismo, y las páginas, foros y cuentas que fomentan la autolesión y el suicidio (bajo hashtags tales como #selharmmm, #cat, #blithe…).

La clandestinidad con que operan estas comunidades, y la sensación de impunidad y de anonimato de Internet y las RRSS unido a la novedad del medio y de las conductas, hace que sea muy difícil detectar y erradicar el problema, y dificulta la investigación e imputación de este tipo de conductas.

Sin duda una realidad cada día más manifiesta que nos obliga a reflexionar sobre este tipo de conductas y las comunidades que lo fomentan e incitan.

 

El amor en los tiempos de Tinder

Artículo publicado en LawandTrends por Miriam Guardiola

Digamos que, si Gabriel García Márquez levantara la cabeza, descubriría que el amor en el Siglo XXI no tiene nada que ver con los efectos del cólera, y que los rituales de cortejo han variado ligeramente … y ¡de qué manera ¡

El lector puede estar preguntándose qué relación puede haber entre el “amor” (o cualesquiera otras relaciones de análoga afectividad o sucedáneos) o las modernas aplicaciones de citas y demás apps de contactos por un lado y las cuestiones legales por otro, cuando son conceptos que aparentemente pueden parecer opuestos o cuanto menos inconexos. Pero si ahondamos en la nueva realidad de las apps de contacto y del amor o sexo virtual que actualmente están proliferando en la red y en nuestra sociedad, comprobaremos que las implicaciones legales relacionadas con la materia pueden ser relevantes. Si a ello unimos que es una nueva realidad desprovista de toda regulación jurídica específica, las dudas nos asaltan.

Antes de hablar de privacidad, control de datos personales, ajustes de configuración, edades mínimas, geolocalización, fotografías y menores, nos gustaría acercar al lector al mundo de las conocidas como “apps de contactos” o aplicaciones para ligar o concertar una cita con fines de amistad, de tipo amoroso o sexual. Cada vez son más numerosas, sobre todo entre jóvenes, (aunque no exclusivamente) aplicaciones como Tinder, Grindr, Wapa, Bender… Un negocio que mueve millones de usuarios y con ello toda una cantidad monstruosa y peligrosamente alarmante (y de escandalosas proporciones numéricas) de datos de carácter personal y sensible cuyo valor es incalculable. Nuestros datos personales valen su peso en oro y las grandes empresas y el mercado lo saben y no quieren perderse este suculento trozo de pastel. Pero ello conlleva una serie de cuestiones e implicaciones legales importantes que no están exentas de debate. Por eso hemos querido alertar y exponer algunos de los puntos jurídicos más problemáticos.

Antes de entrar a analizar todas estas cuestiones, nos gustaría dar a conocer al lector este tipo de apps tipo Tinder, Grindr y similares. Como ya adelantábamos, este tipo de aplicaciones está orientada al contacto entre personas (ya sea de tipo amoroso, sexual, de amistad … o cualquiera finalidad afectiva). Aplicaciones que vienen conociéndose como “apps para ligar o concertar citas” y que pueden presentar modalidades varias (como, por ejemplo: Wapa -anteriormente Brenda- orientada exclusivamente al público femenino, Wapo – anteriormente Bender- orientada al público masculino, Badoo… por citar sólo algunas) permitiendo a los jóvenes (y no tan jóvenes) establecer relaciones de contacto para concertar citas y relaciones de tipo sexual o afectivo.

1.- Las aplicaciones de contacto o apps de citas

Comenzaremos conociendo a algunos de los protagonistas:

Tinder: es la aplicación estrella y la app de contacto por excelencia. Millones de usuarios buscan y encuentran día tras día potenciales parejas o lo que en la app se conoce como un “match”. Una vez descargada la aplicación, el funcionamiento es sencillo. Al usuario le aparecen una cantidad diversa de perfiles (con su respectiva fotografía y un breve extracto a modo de presentación y el usuario puede elegirlo como posible candidato a contacto o descartarlo con un simple gesto de dedo (derecha me gusta, izquierda no me gusta, cual margarita de un poema de Rubén Darío). Si la otra parte también está interesada se producirá una coincidencia, o lo que se conoce como “match” y las partes interesadas podrán comunicarse vía chat privado e iniciar una conversación por si desean materializar ese flechazo en una cita en el mundo real. Como reza su eslogan “with Tinder you can have casual dating, meet the love of your life, or make friends. You decide ¡” (sic).

Grindr: La aplicación de moda entre el público homosexual, específicamente orientado para parejas gays y bisexuales, y que causa furor en la red. La aplicación permite localizar y comunicar potenciales parejas, y en la interface del usuario se mostrará un mosaico de fotografías de hombres que usan a su vez esta aplicación, ordenadas por orden de cercanía geográfica.

Wapa (anteriormente Brenda): Aplicación similar a la anterior dirigida al público femenino y orientada al colectivo LGTB.

Wapo (anteriormente Bender): Digamos la homónima de “wapa” y aplicación dirigida al público masculino.

Otras aplicaciones similares a destacar, por citar algunas, serían Gleeder y Badoo.

2.- Las implicaciones legales

– Control de acceso a menores

Varios son los problemas relacionados con los menores y este tipo de aplicaciones:

.- Los menores de edad pueden burlar fácilmente el límite de edad establecido por estas aplicaciones puesto que no se exige ningún dato que acredite que son mayores de la edad establecida por la app en cuestión. No existe ningún tipo de filtro o sistema de control que asegure de manera fiable que se cumplen los mínimos de edad establecidos por la política de privacidad de la aplicación.

-Los menores sólo pueden prestar su consentimiento para transferir datos de carácter personal a partir de los 14 años, como ya hemos insistido en numerosas ocasiones, el artículo 13 del Reglamento que desarrolla la LOPD establece que para que el menor pueda prestar su consentimiento por sí mismo, es necesario que sea mayor de 14 años, o en su defecto que preste su consentimiento su representante legal o tutor. Además esto no se ha modificado con el Reglamento Europeo de Protección de Datos aprobado hace escasos meses, porque, como también hemos adelantado en esta misma publicación en artículos relacionados, el artículo 8 establece que podrán prestar su consentimiento los menores de edad a partir de los 16 años (pero estableciendo que los Estados miembros puedan de manera libre fijar otra edad mínima inferior, siempre que no baje de los 13 años).

.- En el caso de que un mayor de edad contacte con un menor de 16 años valiéndose de este tipo de aplicaciones, e intente ganar la confianza del menor para concertar una cita con fines sexuales, podría estar incurriendo en un delito de grooming tipificado por nuestro legislador en el artículo 183 ter del Código Penal. Recordemos además que tras la modificación operada por nuestro legislador en el año 2015, le edad para prestar el consentimiento sexual se ha elevado a 16 años, con lo cual el mayor de edad que tenga un encuentro sexual con un menor de 16 estaría incurriendo en un delito. No obstante, y dado que la mayoría de este tipo de aplicaciones exigen mayoría de edad para poder acceder a la misma, estaríamos ante la paradoja de que el adulto podría alegar y tratar de excusarse aduciendo error y el desconocimiento de que la otra parte era menor de edad, puesto que algunas de estas aplicaciones exigen para acceder a ella la edad mínima de 18 años, salvo que se probara que el adulto conocía la edad del menor en cuestión.

.- La Children´s Online Privacy Protection Act , que es la norma aplicable en EEUU, establece el límite de edad para prestar el consentimiento del menor en 13 años, y dado que no hay armonización global en esta materia, y dada la globalización e internacionalización de los servicios y de los propios usuarios, podrían plantearse posibles e hipotéticos casos de conflictos de normas jurídicas en el ámbito de Derecho internacional privado, e incluso cuestiones y dudas relativas al principio de territorialidad en supuestos casos de comisión de delitos.

.- Los menores, por ser el colectivo más vulnerable a este tipo de ataques, pueden ser víctima de determinados ciberdelitos (como el sexting , la sextorsión o el ciberstalking) de los que ya hemos hablado aquí en diversas ocasiones y que a mayor abundamiento enumeraremos en el último apartado.

– Políticas de privacidad y condiciones de uso

Obviamente cada aplicación, cada sitio, cada prestador de servicio, tiene derecho a establecer su política de privacidad siempre que no incurra en ilegalidades y se ajuste a derecho, de igual forma que el usuario no está obligado a aceptar las condiciones de uso con las que no esté de acuerdo (so pena claro, de no descargar la aplicación ni disfrutar de sus servicios, puesto que las condiciones son cerradas y no admiten contraoferta ni reservas a sus cláusulas. O se aceptan en bloque o se rechazan). El usuario incluso podría denunciar las políticas de privacidad que vulneraran los derechos de los usuarios o que fueran abusivas. Pero no es el caso. Las políticas de privacidad de estos prestadores de servicios suelen estar redactadas por expertos en la materia que conocen la ley y que suelen ajustarla de manera legal a sus intereses.

Por otro lado, la mayoría de usuarios, aceptamos las condiciones de uso sin tan siquiera leerlas o comprender el significado y alcance de las mismas. Estamos vendiendo nuestra alma al diablo cual Fausto de Goethe.

A pesar de ello, hemos querido corroborar las políticas de privacidad de algunas de ellas, y esto es lo que nos hemos encontrado:

.-” la utilización de estos servicios implica su aceptación plena y sin reservas a todas y cada una de las disposiciones incluidas en este Aviso Legal, por lo que si Usted no está de acurdo con cualquiera de las condiciones aquí establecidas, no deberá usar u / o acceder a este sitio”. Todo por el pueblo pero sin el pueblo.

El problema como siempre, es que a menudo estamos traspasando datos de carácter personal y sensible a una app (imágenes y demás datos) que serán mostradas a otros usuarios cuyos perfiles desconocemos y lo que es más grave, que ni siquiera sabemos si son reales, fake o si se encuentran distorsionados. Para más escarnio, algunas de estas aplicaciones como Tinder están vinculadas a Facebook (desde donde se accede) con lo cual en ocasiones se activa automáticamente los usuarios de Facebook que están usando Tinder entre tus contactos, pudiendo revelar y mostrar a tus contactos de Facebook que estás utilizando la aplicación Tinder. No obstante como el ingenio humano suele ir más rápido, no han faltado soluciones varias para acabar con el problema y recuperar el aparente anonimato de aquellos que desean que permanezcan desvinculadas sus cuentas en Facebook y Tinder.

El permitir subir una o varias fotografías con la que mostrar el “producto” a los potenciales interesados, hace que una vez más, estemos cediendo datos (recordemos que, según la LOPD, las fotografías tienen la consideración de datos de carácter personal) de los que perdemos el control, pudiendo ser transferidos a contactos muy distintos de los que en su origen estaban destinados.

La cuestión ya no es si pueden o no utilizar mi imagen, y con fines muy diversos a los emitidos, sin mi autorización. La cuestión es que de facto, perdemos el control de la imagen, y nada impide, que, sin perjuicio de las consecuencias jurídicas y demás connotaciones legales que el uso indebido de la imagen pueda acarrear, en la práctica nuestra imagen puede estar circulando por Internet en un bucle infinito cual laberinto de Ariadna.

– Geolocalización

Uno de los principales problemas en cuanto a privacidad se refiere, es que además del traspaso y cesión de datos de carácter personal, la mayoría de estas aplicaciones incluyen dispositivos de geolocalización, con lo cual estaremos localizados geográficamente para otros usuarios, con los posibles riesgos que ello pueda conllevar.

De hecho, en el caso de Tinder, se suele definir como una “app geosocial”, y en el caso de Grindr, los usuarios van apareciendo por orden de prelación geográfica, indicando los metros a los que se encuentra un posible candidato/a, con todos los peligros y riesgos que ello indica. ¿Somos conscientes realmente de lo que esto supone? Miles de desconocidos pueden saber el lugar exacto o aproximado donde me encuentro, con todos las problemáticas que ello puede conllevar.

No podemos entrar por razones de tiempo y extensión en el presente post en la problemática jurídica que la geolocalización de estas aplicaciones implica, pero si dejaremos apuntado aquí el problema para desarrollarlo en futuras publicaciones.

– Posibles ciberdelitos

Aunque no es nuestra intención ser alarmistas y este tipo de aplicaciones pueden ser relativamente seguras, lo cierto es que no están exentas de riesgos y que desde sus orígenes han estado salpicadas de ciertas polémicas.

Así algunos de los riesgos que se han relacionado con estas aplicaciones han sido determinados delitos como el sexting y la sextorsión, grooming, extorsión, abuso sexual, tráfico de menores (muchos de los cuales hemos analizado en LawandTrends en numerosas ocasiones) o incluso secuestros o delitos relacionados con la libertad sexual

Como sabemos, un garbanzo negro no hace un potaje, y puede que los casos más mediáticos de ciberdelitos realcionados con estos servicios empañen este tipo de aplicaciones y hagan más ruido de lo que objetivamente sea la realidad, pero como siempre advertimos, las nuevas apps y demás aplicaciones pueden ser instrumentos y herramientas tremendamente útiles y prácticas siempre y cuando hagamos un uso seguro, adecuado y responsable de ellas. No se trata más que de la evolución natural de las demandas que una sociedad virtual imperante pide. Pero lo cierto es que su uso no se encuentra exento de riesgos y debería tomarse en consideración que pudieran adoptarse medidas de seguridad que reforzaran la protección y privacidad de los datos de los usuarios que utilicen estas aplicaciones, especialmente cuando se trata de menores.

Es lo que tiene amar en tiempos de Tinder. O de Facebook. O de Twitter. Es lo que tiene amar en tiempo revueltos.

Miriam Guardiola Salmerón para LawandTrends

2016: una Odisea inolvidable

 

 

“La memoria guardará lo que valga la pena.

La memoria sabe de mí más que yo;

y ella no pierde lo que merece ser salvado.

Fiebre de mis adentros: las ciudades y la gente,

desprendidos de la memoria, navegan hacia mí:

tierra donde nací, hijos que hice,

hombres y mujeres que me aumentaron el alma.

(Eduardo Galeano)

 

Hasta siempre 2016, gracias por todo lo que me diste y por las personas que he tenido la  la suerte de conocer y de encontrarme en el camino.  Sois ya  parte de mi vida.

14907696_1232637003459225_2022755695750121398_n.jpg

 

Bienvenido 2017, te estoy esperando.Sé que tenemos mucho camino por recorrer y 365 días para trabajar, vivir, soñar, luchar y pelear por nuestros proyectos y sueños. Estoy lista para los retos y los desafíos legales y personales que quieras ponerme delante.

No me gustaría empezar el 2017 sin dar gracias por todas las cosas buenas que me sucedieron durante este último año, durante estos últimos meses. Tampoco quería dejar de dar las gracias a todas las personas que me acompañaron, que lo hicieron posible, que me apoyaron, que creyeron en mí, que confiaron en mi trabajo. Los que me dieron sabios consejos, los que me ayudaron, de los que aprendí, los que me hicieron crecer, intentar ser mejor persona y mejor profesional, los que me enseñaron tanto y tanto….. Vosotros sabéis bien quiénes sois y cuánto he aprendido de todos vosotros. Os admiro, os aprecio, os llevo en el corazón y tenéis aquí una incondicional amiga. Os debo tanto. Creo que nunca olvidaré este año. Lo poco o mucho que haya crecido, aprendido, avanzado, luchado es gracias en muy buena parte a todos vosotros. Me inspiráis, me alentáis, sois mi ejemplo. Me animáis día a día a trabajar más y mejor. A pelear por mis sueños, a luchar por lo que quiero, a querer crecer de manera honesta y profesional.Sólo puedo deciros gracias e intentar explicar con palabras por qué 2016 fue tan especial para mí. Seguro me dejo cosas , acontecimientos y personas por el camino. Espero, me perdonéis, la memoria si notáis alguna ausencia. Creédme si os digo que cada persona que pasa por mi vida la guardo en el corazón y en el recuerdo.

15241297_1261272957262296_8267522162288562462_n.jpg

Gracias a las revistas, editoriales y publicaciones con las que colaboro, especialmente a la Sección Jurídica de Qué Aprendemos Hoy (QAH). Mil gracias a  Adrián Dueñas, a Virginia y Francisco ( a pesar de los meses en que no vivo con los plazos de entrega y edición), gracias por vuestra paciencia. Sin vosotros no hubiera conocido en aquella cena a Jose Ignacio Herce y a Julio, codirectores de Derecho&Perspectiva. Gracias Nacho por tus amables correos, por darme libertad para escribir como quiera sobre lo que quiera, sin extensión ni límites, gracias por hacerme las cosas fáciles, ¡me siento tan cómoda escribiendo con vosotros¡.Gracias por darme siempre alas y nuevas oportunidades porque sois  tan jóvenes pero a la vez tan grandes. Tenéis el carisma, la ilusión y la formación necesaria para llegar donde os propongáis.

13654125_1147565395299720_2383115675653320493_n

Gracias  a Juan Iribas de LegalToday, por llamarme cuando casi estaba empezando para ofrecerme escribir allí, gracias por confiar en mí, por apostar por mi ” pluma”, por mis letras, por mi forma de escribir, toda mi gratitud es poca. Gracias por entenderme y por su cercanía y amabilidad. Gracias a Fernando Biurrun de LawandTrends, por todas las atenciones y la gran plataforma que me ha servido para llegar a lectores de todo el mundo. Gracias a Tomás Prieto de A mediar Granada, por darme la oportunidad de hablar con absoluta libertad sobre la Mediación. Gracias a la Revista argentina Pensamiento Penal por publicar para mi sorpresa mi artículo sobre el delito de stalking . Gracias a la revista peruana Derecho&Sociedad y a la chilena Nuevo Derecho.

ciberdelitos-foto-4

15036639_1246305455425713_4511362449188511398_n

El año 2016 comenzaba con una agradable sorpresa, incluyendo uno de mis artículos como uno de los más leídos del año 2015 en LegalToday ( Divorcio ante Notario tras la nueva Ley de Jurisdiccion Voluntaria), junto a uno de mis abogados inspiradores de referencia, el también compañero en LegalToday, Oscar León.

oscar-miriam

Gracias a Urbania, por confiar en mí par hablar sobre Mediacion y Derecho en el Paraninfo de la Facultad  de Derecho de la Universidad de Murcia, hablando sobre la reforma del Código Penal, custodia compartida, menores y mediación.

12096639_978461138876814_4523249712607887435_n

Gracias a Piedad Quijada de Cope Radio por darme la oportunidad aquel 25N de hace ahora más de un año( día de violencia contra la mujer) para hablar sobre un tema tan necesario e invitarme a quedarme con ella cada lunes, cadas semana, en La  mañana Cope. Llevamos ya más de un año juntas todas los Lunes . Cuánto he aprendido de la radio y de ti. Gracias también a Fernando por invitarme a participar por las tardes en Cadena Azul.

15338701_1266279273428331_7958388394360873956_n

la foto

Gracias  a mis queridas compañeras de la Asociación E. Safe Teens, para la prevención de ciberdelitos en menores y un uso responsable y seguro de Internet , RRSS y Nuevas Tecnologías. Sois compañeras, sois profesionales, sois amigas…. sois increíbles. Cuando miro hacia atrás y veo todo lo que hemos logrado, desde nuestras Charlas en los Centros escolares, educativos, culturales…  nuestro viaje a Madrid para nuestras primeras ponencias juntas o en la Fundación Mariano Ruiz- Funes... Gracias por trabajar como leonas, por aportar fuerte y duro por este sueño, que empezó siendo un proyecto y ha terminado siendo una realidad: una Asociación que está creciendo, con un libro en puertas de publicarse, en el que estamos involucradas, sensibilizadas y totalmente entregadas. Gracias por vuestras aportaciones, por vuestro interés, por vuestro tiempo. Nadie nunca sabrá todo el trabajo que hay detrás, las horas que le robáis a  vuestras familias, a vuestro trabajo, el esfuerzo, la documentación… Gracias Laura López, por tu infinita generosidad, por tus ideas, por tu creatividad, por tu sensibilidad, por estar ahí siempre, dándolo todo, por restarle tiempo al minutero y a tu preciosa familia. Gracias Raquel Gómez, por tu templanza, por tu saber estar, por tu experiencia, por tu lealtad inquebrantable, por tus consejos, por saber escuchar, por todo el coraje que tienes. Gracias Ana Castejón, por estar ahí a pesar de tu embarazo, gracias por  la lucha y el trabajo, por tu presteza y perseverancia. Gracias Paloma, por tu ilusión, por tu implicación y porque creo que eres de las nuestras: una luchadora nata, con ganas de trabajar mucho y bien. Gracias chicas.

 

 

Gracias a la Sección de Nuevas Tecnologías del Ilustre Colegio de Abogados de Murcia, especialmente a nuestro Coordinador Víctor Sánchez, y a Macarena Perona.

Gracias al Comité Organizador de ABOGATEC de ICAMUR,  toda la Mesa Técnica. Hemos hecho piña y familia. Emociones, risas, trabajo y esfuerzo a partes iguales. Involucración máxima. Gracias a nuestro capitán Alberto Pérez Quirós, mi gratitud hacia a ti es infinita, tu apoyo ha sido impagable. Me llevo un jefe,un referente y un amigo. Gracias a Carmen Dicenta, Miriam, Carlos, Pablo, Miguel, Javier, Ricardo, Juan Carlos…. Casi 400 asistentes parecía imposible para un Congreso Técnico sobre Nuevas Tecnologías en la Abogacía y vosotros lo hicistéis realidad. Ciberdelitos, Lexnet, relaciones telemáticas con la Administración,prueba electrónica, seguridad, privacidad, protección de datos, marketing jurídico, despacho online… No faltó detalle y fue gracias a vosotros. Final apoteósico.

 

Gracias a la Mesa 3 sobre Despacho online, marketing jurídico y nuevos retos del Abogado del futuro por darme la oportunidad de dar mi ponencia ante esa maravillosa audiencia. Gracias a toda la mesa, Mavi, Jose Gabriel, Víctor, Javier, Manuel, Antonio, Samuel... gracias a todos.

 

 

Gracias a Ramón Soler-Padró y a Nina Khalatyan, por invitarme al Congreso organizado por la World Jurist Association. Gracias a vosotros defendí la ponencia Cybercrimen: new risks,new challenges ( y en otro idioma ante juristas de reconocido nivel  y prestigio internacional) . Gracias a todos los profesionales del derecho venidos de todas partes del mundo.

13327633_1580298995601900_2120365098996167217_n

Gracias a toda la organización de World Jurist Association Congress. El sitio era espectacular y ni en mis mejores sueños hubiera imaginado dar una ponencia en una biblioteca tan bonita.

 

Gracias a Francisco Lledó Yagüe , por darme la oportunidad de escribir en la gran obra publicado por Dykinson sobre la Ley de Jurisdicción Voluntaria, por tocar y oler un libro en el que he tenido el gran honor de participar .  Gracias también por permitirme participar con mi artículo: “Menores y RRSS, nuevos desafíos jurídicos” en  la publicación de la Revista REDS ( Revista sobre Empresa, Derecho y Sociedad), gracias al reconocido Consejo de Redacción y al notorio y prestigioso Comité Científico Internacional , por seleccionar mi artículo.

Gracias a Enrique Ávila y a Araceli Bailón por confiar en mí y contar conmigo para el Análisis sobre derecho comparado en materia de ciberterrorismo, ciberamenazas y cibercrimen al menor, llevado a cabo por el Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid y que fue publicado por RED.es. Gracias Enrique,por darme más de lo que merezco, por estar ahí siempre, por tus sabios consejos, por ser un amigo, por todo lo que me has aportado y me has hecho crecer. Sabes que soy una gruñona pero que te aprecio y que tendrás siempre una amiga. No tengo palabras ni vida para agradecerte todo lo que te debo. Gracias a Álvaro Ortigosa por darme la oportunidad de participar en el Proyecto Europeo Mandola sobre Delitos de Odio en Internet en colaboración con la Universidad autónoma de Madrid.

Gracias a ELSA ( European Law Student´s Association) del Centro Universitario Villanueva en Madrid y a Jose Ignacio Herce por darnos la oportunidad de exponer nuestra ponencia a estudiantes de derecho sobre ciberdelitos. Sois un ejemplo de buen hacer, de educación , profesionalidad y clase. Nos sentimos como en casa.

Gracias a Rosa Manrubia por proponerme para dar una ponencia sobre Ciberdelitos en el Colegio de Abogados de Lorca y a Isabel Miñarro y todos los colegiados por su calor y hospitalidad.

 

Gracias a Adolfo Diaz-Bautista por recomendarme en el Debate con Antonio Semitiel para Popular TV para hablar sobre menores, Derecho penal y Nuevas Tecnologías

14906940_891420640993444_7708403427608090903_n

Gracias a Alejo Lucas por invitarme a ese maravilloso programa de investigación de calidad  Código 112, en 7tv para hablar sobre acoso escolar , menores y derecho. Gracias por la implicación y por transmitir tanto.

Gracias a la Televisión Murciana y a 7TV por la entrevista y el Reportaje sobre menores, sistemas de control parental, responsabilidad penal del menor

.

Gracias a Paloma Gonzálvez por llamarme para participar en el Diario La Opinión para hablar de nuevos ciberdelitos.

la foto 1 (3).PNG

Gracias de nuevo a Adolfo Diaz-Bautista por invitarnos a la apertura del curso académico de la UCAM ( Universidad Católica de San Antonio de Murcia). Fue un placer escuchar a Joaquín Pérez Moya, porque ” hay que enamorarse de la profesión de jurista”.

Gracias a la Fundación Mariano Ruiz-Funes  por confiar en nosotras y darnos la oportunidad de explicar en una Mesa Redonda, los peligros de Internet en los menores. Gracias Helena, Pedro, Ana y María, por tratarnos con tanta atención y mimo, gracias a todos los medios por hacerse eco de la noticia y la gran difusión:  LA Opinión, La verdad, Europa press, Murcia Economía,Murcia.com, LawandTrends y muchos más.

Gracias a Fapromed por llamarme para hablar en Villena sobre Mediación con una comunicación diferente y un enfoque especial.

la foto 5.PNG

Gracias a Geovany Vicente Romero por hacer que mi voz traspasara el Atlántico y hacer una incursión analista, política y jurídica sobre las elecciones de EEUU. Gracias a todos los medios latinos que se hicieron eco de la noticia.No tengo palabras.

cvvxygtxgae9kot

Gracias a Carmen por invitarnos a participar en un proyecto Piloto en Abarán con los niños de Centros escolares, Institutos y corresponsales, y por preparar ese inolvidable Safer Internet Day.

12729265_1039914916064769_3618361501147283650_n

Gracias al gran maestro y periodista , Alberto Castillo por todos tus buenos consejos periodísticos, siempre dando tu enfoque y tu opinión certera.Gracias a Tomás Prieto por invitarme al Wine&Think en Granada como escritora.

12932906_1071695249553402_1954566915240775539_n

Gracias a Calatayud por esa inspiradora ponencia, de la que tanto aprendimos y que supuso un antes y un después en nuestra Asociación para la protección de los menores.

la-foto-3-1

Gracias a Nuevos Juristas por el Premio Nuevos juristas , los retos del sector legal en España, al relato más difundido y al mejor artículo en su categoría. Gracias Adrián, Andrea, Virginia y Francisco.En sólo unos pocos días hubo magia en la red. Se volvió viral. Gracias a los patrocinadores, entre ellos Marketingnize, elAbogado.com, Ediciones Lefebvre, LawandTrends.

sin-tc3adtulo.png

Gracias a mi Colegio, el Ilustre Colegio de Abogados de Mucia, del que tendré el gran honor de ser Diputada número 9 de su Junta de Gobierno. No os podéis imaginar el gran trabajo que se hace desde dentro, los estupendos profesionales y mejores personas que trabajan desde la Junta por y para los Colegiados y el gran esfuerzo por hacer cada día el Colegio mejor y facilitar el trabajo de los abogados. Gracias  por apostar y confiar en mí y en mi trabajo. Gracias a Helena Rivera para incluirme en su candidatura. Gracias a todos: Paco, Mavi, Pepa, Daniela, Blanca, Carlos, Jose Gabriel, Javier, Teresa,Miguel, Juan. Gracias a todos. Espero poder estar a la altura y devolver toda la confianza depositada.

15203181_1251845091538416_7697524826002727679_n

Gracias a todos los que me emocionáis día a día, a los que me animáis desde LinkedIn, Twitter, Facebook. A todos, que sois muchos, los que me leéis, o escucháis, a los que seguís ahí apoyándome. Gracias por las recomendaciones, por los likes, por las interacciones. Aprendo tanto con vosotros. Gracias por todos los mensajes de apoyo. Algunos me han emocionado hasta las lágrimas , como aquel abogado de Valencia que leyó mi relato “Carta a un joven abogado” a su abuela ( antigua abogada ya retirada ,de las primeras en colegiarse en Valencia) y la vio llorar y emocionarse con mi relato. ¿Cómo podría expresar con palabras la gratitud y satisfacción que para mí ese gesto supone?. Llámenme romántica, ingenua, inocente… pero para mí estas historias, que ya son parte de mi vida, no tienen precio. No se pagan con dinero. Gracias a los compañer@s que me enviaron mensajes contándome lo que algunos artículos habían supuesto y ayudado en su trabajo o en su vida personal. Mensajes en los que me animan a escribir porque les he inspirado, motivado o sido útil de alguna forma. Eso, lo reconozco, me hace feliz.

Gracias a los que seguís mi blog jurídico Es justici@ que pido, y el cultural 365 días de Saudade. Cada vez sois más y de todas las partes del mundo. Vosotros merecéis mi constancia y empeño en seguir aportando contenido de calidad. Sois parte de mi mundo y de mi vida. También fue el año en que vio la luz la página web, el canal de youtube y el canal de podcast con los audios de la radio.

En el año 2016 también nos constituímos formalmente y Registramos como Asociación ( y después de mucho trabajo y tiempo). Nacía así la Asociación Equipo Safe Teens para la prevención de ciberdelitos en menores y uso seguro y responsable de Internet, RRSS y las Nuevas Tecnologías, de la que es un orgullo ser Presidenta. Me incorporé como miembro de la Sección de Nuevas Tecnologías de ICAMUR y formé parte de la Comisión Permanente que se creó desde ICAMUR sobre incidencias con Lexnet y Nuevas Tecnologías . También fue el año en que fui profesora de la Obra Big Data de ISDE, comencé el Máster en la Universidad de  Salamanca sobre Abogacía Digital y Nuevas Tecnologías y me incorporé como socia a ENATIC.

No quiero concluir sin hacer referencia a los lugares que me llevo este año en el recuerdo. Me llevo de este 2016 preciosas ciudades como  Granada, Sevilla, Barcelona,Madrid, Oporto, Lisboa, París, Amsterdam, Viena, Praga, Budapest, Venecia, Londres…. Ciudades que me han hecho crecer, aprender y ver la vida de otra manera. Me llevo a las personas.Me llevo momentos y recuerdos.

2016, me diste tanto. Te quedas ya, para siempre en el recuerdo.

2017, estoy llegando , aquí te espero. Camino hacia adelante.

Así que gracias a todos. Sólo me resta recordar aquellos bellos versos de Machado: 

“Conmigo vais, mi corazón os lleva

¿me habéis llegado al alma ?

¿o acaso estábais dentro de ella?”

( Campos de Soria)

Los científicos nos habían dicho que estábamos compuestos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias, de pedacitos de ellas. Feliz año a todos.

14089077_1163650913691168_9162666791425120502_n-1

 

Los riesgos de las Nuevas Tecnologías en los menores

Hace unos días se publicaba en LegalToday, de la mano de  Fernando Biurrun, un artículo en el que he tenido el honor de colaborar, hablando de menores  y nuevas tecnologías. Gracias a Fernando y a LegalToday por darme la oportunidad de hablar de un tema tan necesario, urgente y preocupante.

Como siempre, les dejo un pequeño extracto del artículo y el enlace del original por si desean conocer más sobre la materia.

Feliz comienzo de año judicial¡¡ Feliz 1 de Septiembre.

Con la llegada de las vacaciones escolares, el tiempo de ocio de los menores aumenta de forma considerable y, al mismo tiempo, su exposición a los dispositivos electrónicos. Las nuevas tecnologías son una parte más de la vida de nuestros hijos, han nacido con ellas y se desenvuelven, en principio, con una soltura no exenta de riesgos.

Fernando Biurrun Abad,
Abogado. Consultor de Social Media @fbiurrun

 

Para profundizar, precisamente en los peligros y riesgos que acechan a los menores en Internet y en el uso de las nuevas tecnologías, contamos con una abogada experta en estas lides, tal y como se reflejan en sus colaboraciones en Legal Today, Miriam Guardiola Salmerón.

Miriam es una experta de los “delitos ing” -permítanme el atrevimiento con la denominación-, delitos que nos hemos familiarizados con ellos por su denominación en inglés y que están estrechamente vinculados a lo que se han denominado ciberdelitos: child grooming, sexting, sextorsión, ciberstalking, dating violence, cyberbulling… Como apunta nuestra experta, “delitos que afectan directamente al menor por ser el colectivo más desprotegido, sensible y vulnerable ante estos ataques”.

Pero antes de adentrarnos en conocer estos delitos, tenemos que tener presente “la importancia de inculcar un uso responsable y seguro de internet”, tal y como apunta Miriam Guardiola, además de “fomentar prácticas y hábitos saludables”. Las nuevas tecnologías son “una herramienta fantástica para el desarrollo psicosocial del menor, pero debe complementarse con medidas educativas dirigidas a realizar un uso adecuado de las redes sociales y de las nuevas tecnologías, informando de los riesgos e, incluso, de su responsabilidad penal, de las consecuencias de sus actos y comportamientos”.

 La labor informativa es una responsabilidad de los padres, de los centros docentes, de las instituciones y administraciones. La velocidad de los cambios tecnológicos está haciendo que, incluso los padres tengan que actualizarse y ser los primeros en formarse para enseñar y educar a sus hijos. Porque los riesgos que se presentan no son sencillos de gestionar y, muchas veces, fáciles de identificar.

Continuar leyendo en LegalToday.

Robótica e IA : nuevos desafíos jurídicos

 

Esta semana se publicaba en LawandTrends nuestro último artículo sobre Robótica e Inteligencia Artificial, nuevos desafíos jurídicos.

En el texto hablamos de la situación actual de la robótica e IA, así como las principales implicaciones jurídicas y los nuevos retos y desafíos jurídicos que plantea la materia  ( especialmente en cuanto a responsabilidad civil, personalidad, e incluso una hipotética responsabilidad penal).

Como siempre les dejamos un extracto del artículo y el enlace del texto original para que puedan disfrutarlo completo en la página LawandTrends.

 

Altura: 1,45 metros, Peso: 75 kg, velocidad máxima: 18 km. Bien podría ser la descripción de un ser humano, pero no es así. Se trata de Anbot: el último robot diseñado para funciones de vigilancia y presentado por la Universidad de Defensa Nacional China.

La robótica nos parece todavía un futuro lejano (a años luz diríamos) para nuestra sociedad y realidad imperante. La inteligencia artificial se nos presenta todavía como un desideratum. Todavía queda mucho camino por recorrer, es cierto. Pero no es menos cierto que en una sociedad cada vez más avanzada y con un vertiginoso desarrollo tecnológico creciente y en ascenso, la realidad nos dice que cada vez son mayores y más numerosos los avances en el sector.

Es cierto que estamos asistiendo a un proceso embrionario y primitivo de algo que puede ser más grande de lo que jamás imaginamos. Ello cambiará la concepción de nuestra sociedad, nuestra vida diaria y – como suele ocurrir en los procesos de cambio y desarrollo sociocultural y científico-tecnológico – también nuestra forma de entender el derecho. Sin lugar a dudas, supondrá un hito en la historia de la humanidad sin precedentes y nos llevará a replantearnos nuestra concepción clásica del Derecho y toda nuestra configuración legal tal y como hasta ahora la entendíamos.

Y para muestra varios botones:

-Ross: el robot abogado presentado al mundo como el primer sistema de inteligencia artificial o bot en el sistema legal (y que se basa en la plataforma Watson de IBM). Hace escasos meses, saltaba la noticia de que una conocida firma de abogados expertos en finanzas y quiebras (Baker&Hostetler) contrataba los servicios de este bot, capaz de entender el lenguaje de forma natural y realizar una búsqueda rápida y un rastreo de datos en la red a fin de formular hipótesis ajustadas al caso concreto. Con capacidad de realizar una respuesta estructurada y dando la mejor solución adaptada al caso planteado tras un rastreo rápido de información (tanto legislativa como jurisprudencial). Supone pues, un buscador legal sin precedentes, capaz de ahorrar tiempo y dinero a cualquier firma legal. Como destacan sus propios creadores, a diferencia de un buscador tradicional o convencional, Ross no ofrece un historial de respuesta, sino que formula una respuesta estructurada (la más adecuada y adaptada al caso concreto), lo que supone toda una revolución en el sector legal pues supone una herramienta útil, práctica, rápida y eficaz.